8 de diciembre de 2014



Acercándonos al fin del año, una vez mas nos encontramos terminando con la temporada de avistajes.

Las ultimas madres y crías están todavía pero ya a punto de irse y la gran mayoría de las ballenas se han retirada de la zona desde hace unas semanas, volviendo a la zona austral para alimentarse y empezar con el destete de sus crías.


 
Ha sido una temporada buenisima con muchisimas ballenas.  Hablan de mas que 400 crías y la presencia de alrededor de 1,500 ejemplares en su edad reproductiva. El índice de mortalidad ha sido menor que lo normal y las ultimas madres se encuentran bien gordas todavía, asegurando que su ballenatos se va de aquí con el tamaño necesario para el largo viaje a la zona austral y una nueva etapa de aprendizaje.


Mas allá de los buenos números y hermosos avistajes, ha sido una temporada marcada por la buena onda laboral. Con la paciencia y aguante de mi capitán hemos logrado ser un equipo unido, con cada uno cumpliendo con sus funciones abordo y
todos dispuestos a dar una mano con el otro cuando hace falta. Un buen equipo no solo permita que todo sale bien, también da lugar a la diversión y muchas sonrisas.


También ha sido una temporada con un publico mucho mas interesado, atento y dispuesto a emocionarse con esa belleza natural única que nos rodea en Península.  De los muchos grupos estudiantiles que vinieron a navegar, un gran porcentaje llegaban ya estimulados por los estudios previos y con ganas de poder entender lo que habían aprendido ahora teniendo las ballenas enfrente de sus ojos.


El tiempo obliga a todo ser vivo evolucionarse, es un inevitable proceso que nos hace mejor adaptado al medio que ocupamos o nos hace extinguir.  Doy gracias a mis compañeros por obligarme evolucionar, a través de tantas temporadas juntos, para ser un mejor compañero. Doy gracias a las ballenas por ayudarme recordar de que no soy importante y doy gracias al universo por ofrecerme esta vida tan privilegiada.

Ahora la temporada de verano y los meses de otoño traerán sus aventuras, pero estaríamos siempre atentos para el pronto regreso de las Gordas de Valdés.



Hasta Pronto!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada